STORIES
Explorers

Sylvia Earle (español)

by Edward Ortiz

“La clave es vernos a nosotros mismos como parte de un sistema natural que nos sostenga”.

Debajo del Océano Pacífico, 210 millas al suroeste de Guam, se encuentra la Zanja Marianas; una gubia en el fondo del océano, 1800 metros más hondo que la altura de la Montaña Everest. En 1960, los exploradores Jacques Piccard, el tío de Betrand Piccard, y Don Walsh llevaron el batíscafo, "Trieste", al mero fondo de la Zanja Marianas, donde pasaron 20 minutos mirando a su alrededor. ¡Ellos reportaron haber visto, a siete millas de profundidad, una criatura como la platija!

Desde esa expedición, por razones lógicas, nadie ha seguido los pasos de la exploración de Piccard y Walsh. Sin embargo, si alguien lo va hacer, será la distinguida bióloga marina, Sylvia Earle, embajadora de los océanos del mundo.

Cariñosamente llamada "Su Profundidad", o "La General Esturión", Earle es una experimentada submarinista que mantiene el record de profundidad para un buceo solitario: 1,250 pies. Earle co-fundó la compañía, Ingeniería Océano Profundo (Deep Ocean Engineering), y es la recipiente de numerosos premios y títulos honoríficos. Ella fundó el Proyecto de Sostenibilidad de los Mares (Sustainable Seas Project), el cual actualmente está conduciendo una serie de exploraciones de los santuarios marinos de los Estados Unidos, y actualmente cumple como erudito y "Exploradora-en-residencia" para la Sociedad de National Geographic. Más importante, Earle es una incansable defensora de la conservación marina y el fomento de la conciencia pública sobre los peligros de los ecosistemas del océano causado por la pesca excesiva y la polución.

Sylvia Earle nació el 30 de agosto de 1935, en Gibbstown, Nueva Jersey. Ella siempre ha estado motivada por una intensa curiosidad del mar. Una joven Earle encontró que, durante paseos de familia a la costa de Jersey, un vasto mundo de maravilla mágica la esperaba en la orilla del agua. Cuando sus padres se movieron a la Florida, Earle convirtió el Golfo de México en su propio jardín de descubrimiento. Earle describe las experiencias como "viviendo en el borde de lo desconocido cada día". A los 16 años, Earle intentó su primer inmersión. Más de 6,000 horas de bucear iban a seguir en su brillante carrera.


Algunas de las actividades de buceo de Earle son legendarias. En 1968, Earle fue parte de una expedición de descender al océano en el primer sumergible moderno sin una cámara de bloqueo. ¡Cuatro meses embarazada, Earle se convirtió en la primer mujer científica en mirar a través del portillo de un sumergible!

Dos años después, al mismo tiempo que astronautas estaban aterrizando en la luna, Earle participó en Proyector Tektite del Navy (marina de guerra). Fundado conjuntamente por el Navy y la NASA, el proyecto Tektite miró a Earle liderando el primer equipo de mujeres submarinistas en una expedición submarina de dos semanas en la cual investigaciones invaluables agregarían al conjunto de conocimientos sobre eco-estructuras submarinas, al igual que detalles sobre los efectos de habitación submarina prolongada del cuerpo humano. Durante este proyecto, ella notó los efectos dañinos de contaminantes hechos por hombre y calentamiento global en los delicados arrecifes de coral – una parte vital de la compleja cadena alimentaria submarina. Esta observación confirmó los temores de Earle sobre la destrucción humana de ecosistemas submarinos.

Cuando le preguntaron su opinión sobre la más grande amenaza a los océanos del mundo, Earle respondió: "ignorancia, falta de comprensión, un fracaso para relacionar nuestro destino a la del mar." La sobrepesca es la cuestión en la cual Earle siente el mayor desagrado. Ya no es sorprendente oír de las muchas especies marinas siendo sobrepescadas hasta el punto que su existencia es amenazada. Un ejemplo es el triste caso de el atún de aleta azul, el cual habita el Océano Indio. ¡Desde el primer censo de aleta azul en 1970, la populación de estos pescados has disminuido a un décimo de su tamaño! Otro ejemplo de depredación humana del océano es el método de la cosecha de camarón. ¡Arrastreros camaroneros raspan todo del fondo del mar, incluyendo plantas y otros pescados, simplemente para escoger el camarón y descartar todo lo demás! Earle compara la pesca de arrastre del camarón a talar todo un bosque solo para agarrar las ardillas.

Earle es defensora de los cultivos marinos. Ella considera la cosecha de pescados salvajes un uso ineficiente de la cadena alimentaria submarina. Ella cree que este es un tiempo crucial en el desarrollo de los océanos y nuestra relación con los mismos. En su convincente e informativa biografía, Cambio de Mar, Earle ofrece un plan de cambio que involucra la reversión de daños en las cuestiones de política gubernamentales, la creación de santuarios marinos, y el conocimiento de los beneficios de cultivos marinos. Ella también aboga cambios individuales en hábitos alimentarios. Ella misma, ya no come mariscos.


Como resultado de su fascinación con las oscuras profundidades del suelo marino, Earle comenzó con Ingeniería de Océano Profundo con sus colegas y su ex esposo, Graham Hawkes. Esta compañía fue instrumental en el desarrollo de robots de aguas profundas y sumergibles. La exploración de la Zanja Marianas siempre ha sido una de las metas de Earle. Actualmente, la tecnología existe para un inmersión de 20,000 pies, un poco más de la mitad de la profundidad de la zanja.

Earle ya ha visto lo que muchos buceadores sueñan y ella ha intentado lo que pocos biólogos marinos pueden imaginar. A profundidades récord de 3,000 pies, Earle ha visto los patrones entramados de quebradizas estrellas del mar decorando el inexplorado fondo del mar, al igual que la deslumbrante bioluminiscencia de ecosistemas de aguas profundas. Earle prefiere saltar al océano "a saltar en minestrone: pero todos los pequeños trozos están nadando." Seguido dice que "cada cucharada del océano está llenó de vida." Incluso por debajo del alcance de la luz del sol, las plantas del océano prosperan, nutridas por un proceso nombrado "quimiosíntesis", un proceso contrario al fotosíntesis el cual permite vivir a las plantas terrestres. Para Earle, quien ha pasado incontables horas en la compañía de criaturas del mar, pescados son como humanos, en que cada uno es diferente. 

  
En el transcurso de su carrera, Earle ha marcado los devastadores efectos de contaminantes artificiales en la vida oceánica. Earle describe el océano como "una hoja de balance fuera de balance." Ella cree que diciéndole a la gente sobre la "sinfonía de la vida" que existe en el océano, ella podrá hacer que la gente entienda lo crucial que es, en este momento, que los seres humanos cambien la manera que tratan los mares. Ella dice que un importante impulso para hacer cambios drásticos debería ser preocupación por nosotros mismos, ya que el clima del mundo es gobernado por el océano. Noventa y siete por ciento del agua del mundo es océano, así que es absolutamente crucial que, con el fin de mantener la tierra un lugar habitable para humanos, los océanos deben permanecer como han lentamente evolucionado a lo largo de los milenios: es decir, con cada cucharada todavía llena de vida.

La abogacía de Sylvia Earle por el destino de los océanos la hacen una verdadera embajadora y campeona del recurso más precioso del mundo.

Sylvia Earle es actualmente Presidente y Director Ejecutivo de "Tecnología Deep Ocean" y "Deep Ocean Engineering" en Oakland, California.

Page created on 8/13/2014 12:29:53 AM

Last edited 8/13/2014 12:29:53 AM

The beliefs, viewpoints and opinions expressed in this hero submission on the website are those of the author and do not necessarily reflect the beliefs, viewpoints and opinions of The MY HERO Project and its staff.

Related Links

National Geographic (en inglés) - Sylvia Earle: Oceanographer, Explorer-in-Residence

Extra Info

Traducido por Daniel Chávez

Author Info